Con una superficie de más de 800 Ha, el proyecto Maraey Rio de Janeiro se encuentra rodeada en prácticamente todo su perímetro por masas de agua: al sur, el Océano Atlántico (8,5 km de playa); al norte, la laguna natural llamada Lagoa de Maricá; y al oeste, el Canal de São Bento. La franja litoral se ve enmarcada entre dos núcleos urbanos, Itaipuaçu al oeste y Zacarias al este.

 

El desarrollo propuesto tiene como principal objetivo destacar las características medioambientales y mejorar las condiciones naturales propias. Por tanto, los Espacios de Reserva Natural constituyen el elemento que da estructura y coherencia a la propuesta.

 

La regeneración de este área tan especial se garantiza al introducir Actividades Deportivas compatibles con la Naturaleza; las cuales sirven tanto para mejorar las condiciones ambientales como para la atracción de público.

 

Esta afluencia de personas se complementa con una oferta Residencial acorde con el medio, y cuyos parámetros y diseño buscan la integración sostenible con el entorno. Surgen así núcleos habitacionales delimitados.

 

La actividad residencial genera una dinámica social que provoca una demanda de uso Turístico. Por tanto, el éxito del desarrollo y de la implantación se fundamenta en las actividades turísticas que se integran con el resto de zonas.

 

La atracción turística se completa con espacios vinculados al uso y disfrute del agua, uno de los elementos de los que se nutre la implantación. Estas Zonas acuáticas dotan de energía y riqueza a una propuesta cuya coherencia se basa en la interacción de cada una de las zonas programáticas o “elementales”.